Un proyecto para transformar Francia

16th Act Of The Gilets Jaunes Takes Place In Paris

Después de diecisiete sábados de manifestaciones de los “chalecos amarillos”, que empezaron en noviembre al protestar contra el aumento de los precios del combustible impuesto por el presidente francés, Emmanuel Macron, la polémica parece haber tomado un oscuro giro.

Salió a la luz el 13 de febrero, cuando un pequeño grupo de manifestantes empezaron a lanzar insultos a un filósofo francés judío, Alan Finkielkraut que nació y vive en París, cuando lo vieron en una acera. Un hombre le gritó: “Cállate, sucia mierda sionista”, “Vete a tu casa a Tel Aviv”, “Francia es nuestra”, “Dios te va a castigar”. Un cámara filmó el incidente, y después compartió el video en las redes sociales. Después se desató el escándalo. El movimiento de los “chalecos amarillos” en conjunto fue inmediatamente acusado por el Gobierno francés de antisemitismo y “fascismo”.

Cuando Emmanuel Macron fue elegido presidente de Francia en mayo de 2017, se le retrató como un reformista que iba a cambiarlo todo en Francia y más allá. Mientras mientras que ¿Huyen los judíos de Francia?

Finkielkraut afirmó que no había sido atacado por judío, sino por defensor del Estado de Israel. Después añadió que el hombre que le insultó no hablaba como “chaleco amarillo”, y que las palabras “Dios te va a castigar” es una expresión de retórica islamista. La policía que vio el vídeo identificó al hombre como un musulmán radicalizado, y al día siguiente lo arrestó.

En los días previos al incidente, habían tenido lugar varios actos antisemitas en París y los alrededores. Apareció pintada la palabra alemana “juden” en la fachada de una panadería; se dibujaron esvásticas con rotulador negro sobre los retratos de la exministra judía Simone Veil; se destruyeron unos árboles que se habían plantado en memoria de Ilán Halimi, un joven judío que fue secuestrado, torturado y asesinado en 2006. Se han puesto en marcha investigaciones, pero hasta ahora nada ha demostrado ninguna relación entre el movimiento de los “chalecos amarillos” y estos actos antisemitas. El Gobierno francés sigue, no obstante, acusando a los “chalecos amarillos” de ser al menos parcialmente culpables.

Cuando el Gobierno francés, por ejemplo, publicó las estadísticas sobre los actos antisemitas perpetrados en 2018, y señaló un aumento del 74% respecto al año anterior, el portavoz del Gobierno vinculó este incremento a los “desórdenes” que habían tenido lugar en Francia, refiriéndose implícitamente a los “chalecos amarillos”.

Mientras, en una manifestación contra el antisemitismo organizada el 19 de febrero por el Partido Socialista y la República en Marcha (el partido creado por Macron), catorce partidos aceptaron participar. La Agrupación Nacional de Marine Le Pen, sin embargo, fue excluido. Los organizadores dijeron que la Agrupación nacional pertenece a la “extrema derecha”, y que no puede participar en una protesta contra el “peligro fascista”. Algunos de los lemas fueron: “Ya basta”, “No al odio” y “El antisemitismo no es Francia”. Participaron los expresidentes Nicolas Sarkozy y François Hollande. El primer ministro, Edouard Philippe, habló de una “Francia unida”. Un cantante musulmán, Abd al Malik, fue invitado a cantar el himno nacional. Macron reveló hace poco lo que piensa de los “populistas” como Orbán, Kurz y Salvini: “Una lepra en toda Europa”, y pidió a los europeos que “lucharan” contra ellos.

El presidente Macron, durante el acto, fue al memorial del Holocausto en París. Al día siguiente, asistió a la cena anual del Consejo Representante de las Instituciones Judías, y pronunció un discurso contra el “odio racista”. Para asegurarse de que su público entendía que estaba hablando de los “chalecos amarillos”, utilizó una expresión que ya había usado el 31 de diciembre: “las masas del odio”.

El diputado Meyer Habib dijo que “la hipocresía alcanza nuevas cotas cuando los partidos que alaban a los asesinos terroristas afirman luchar contra el antisemitismo”. Citó en el Parlamento la lista de judíos asesinados en Francia y el nombre de sus asesinos, para demostrar que todos eran musulmanes radicalizados. Añadió que la movilización debería ser contra el “islam radical”, no contra los “fascistas”.

Afirman que luchan contra el antisemitismo atacando a fascistas imaginarios, y lo hacen en alianza con izquierdistas que apoyan a los asesinos antisemitas, pero no hacen nada contra la islamización de Francia, que es la principal fuente hoy de antisemitismo en Francia. Macron y el Gobierno están acelerando el auge del islamismo cada año al acoger en Francia a cientos de miles de inmigrantes musulmanes que vienen de países donde el antisemitismo es omnipresente, y siguen repitiendo ciegamente que el islam es una religión de paz. Contribuyen activamente al auge del antisemitismo cuando apenas denuncian el antisemitismo musulmán.

Los gobernantes que encarnan la resistencia al multiculturalismo posnacional, por otra parte, han empezado a ganar terreno. El presidente húngaro, Viktor Orbán, logró ser reelegido en abril y está cumpliendo actualmente su tercera legislatura consecutiva. Hizo campaña a favor de las raíces judeocristianas de Europa y la soberanía nacional y contra la inmigración musulmana. El nuevo canciller de Austria, Sebastian Kurz, tiene un programa similar al de Orbán. Los gobiernos polaco y checo también tienen posturas similares a las de Kurz y Orbán. Matteo Salvini, el líder de La Liga (un partido contrario a la inmigración masiva), es ahora ministro del Interior y vice primer ministro de Italia.

Macron odia a los chalecos amarillos y quiere que desaparezcan. Quiere ganar las elecciones europeas y necesita el voto musulmán. Sabe perfectamente quiénes son hoy los antisemitas, pero no los va a atacar. Los necesita. Ataca solo a los que son peligrosos para él y su política.

En un texto publicado el 23 de noviembre de 2018, en una de las principales webs musulmanas francesas, el predicador francés islamista Elias d’Imzalene escribió: “Nos corresponde a nosotros darle un significado político a esta revuelta. El objetivo no es simplemente desafiar una subida de los impuestos, sino al sistema político que lo induce. ¿Quién está más legitimado que el musulmán político que asume su función de despertar a las masas y rechazar la opresión para ser la vanguardia de la revuelta”?.

Una de las personas que entrevistó, al der de los Hermanos Musulmanes en Francia, dijo que los Hermanos Musulmanes están ganando terreno, y que pueden contar con la ayuda del Gobierno francés, que subvenciona sus actividades. El hombre muestra documentos a la cámara que prueban lo que dice. El texto es visible. El documental nunca se ha emitido en Francia.

Macron en la cena del Consejo Representante de las Instituciones Judías: habló brevemente de un antisemitismo basado en el islamismo radical”, pero inmediata e incorrectamente, como dijo el presidente turco Recep Tayyip Erdogan: “El islam es el islam” definió el “islamismo radical” como una religión deformada” y no como un islam verdadero. Dijo igual de brevemente que el “antisionismo es una forma de antisemitismo”, pero que no pediría votar una ley para condenar el antisionismo. Añadió inmediatamente que su intención es luchar contra otros odios: el odio contra los musulmanes, el racismo en todas sus formas y el racismo anti LGBT. Dijo que prohibirá las asociaciones que “alimenten el odio”. El Parlamento de Francia aprobó el pasado miércoles 13 de marzo una ley contra manifestaciones que podrían arremeter contra el movimiento de los Chalecos Amarillos en suelo francés y el derecho a la protesta en esa nación. 

Macron afirmó que “la política exterior de Francia es conocida”, pero no lo desarrolló. No podía recordarle a un público judío que Francia es uno de los principales defensores de la Autoridad Palestina, o que “lamentó” la decisión de Israel de congelar los fondos utilizados por el líder de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, para recompensar a los asesinos de judíos y a sus familias, o que había trabajado durante meses con Alemania y Reino Unido para crear un mecanismo comercial destinado a ayudar a los mulás de Irán, que repiten a menudo su intención de borrar a Israel del mapa.

Al día siguiente, en el centro de París, se celebró otra manifestación. Los defensores de los palestinos se congregaron para exigir la puesta en libertad de los presos políticos palestinos”. Ondearon imágenes de personas condenadas por asesinar judíos que ahora están en cárceles israelíes, y carteles que decían: “Israel asesina a niños palestinos”, “Destruyamos el apartheid israelí” y “Muerte a Israel”. Macron y el Gobierno francés no parecen considerar problemáticos a los organizadores de esa manifestación.

Pero si algo es realmente impresionante es la lista de eurodiputados y cargos europeos de confianza o lo que el documento de la Open Society European Policy Institute, una de tantas fundaciones de cobertura de Soros, denomina del siguiente modo: Aliados confiables en el Parlamento Europeo (2014 – 2019)”.La lista de Soros es aplísima y hay cargos políticos de la gran mayoría de las tendencias representadas en la euro cámara. A continuación les expongo dicho listado. Se trata de 227 personas, sobre un total de 751. Alrededor del 30% del euro parlamento.

Eurocámara Soros

Puede que Macron no caiga tan abruptamente, pero su posición en este momento parece tan precaria como la de Merkel. Los ciudadanos franceses ya saben de sobra, a quién obedece Macron, a Rhotschild y Soros, algo de lo que el resto de los ciudadanos europeos y gobiernos deberían empezar a tomar conciencia.

Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, puedes copiarlo citando la fuente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s