El INF y el futuro del control de armas nucleares Start III

irbm-question-marks-1024x576

El 2 de febrero 2019, EE. UU. Anunció que se retiraba del Tratado de Fuerzas Nucleares (INF) de alcance intermedio, y que requería la destrucción de misiles balísticos y de crucero lanzados desde EE. UU., Rusos.

El INF requiere la destrucción de misiles balísticos y de crucero lanzados desde EE. UU. Y soviéticos con rangos de entre 500 y 5.500 kilómetros, sus lanzadoras, estructuras de apoyo y equipos asociados; Durante mucho tiempo se ha considerado un punto central el control de armas de este a oeste. Como el asesor de seguridad nacional de los EE. UU., John Bolton, se encontraba en Moscú en octubre de 2018 para reunirse con líderes rusos,
incluido el presidente Vladimir Putin, sobre el INF y otros temas de seguridad.

El Pacto de 1987, que ayuda a proteger la seguridad de los EE.UU., y sus aliados en Europa y el lejano Oriente, prohíbe a los Estados Unidos y Rusia poseer, producir o vuelo de prueba un misil de crucero lanzado por el suelo con un rango de 300 a 3.400 millas.

Pero esto no significa que el anuncio del presidente Donald Trump el 20 de octubre de que planea “terminar” el pacto es una respuesta inteligente o efectiva a un problema difícil. Todo lo contrario, de hecho. La decisión de Trump es una meta propia innecesaria y contraproducente que, junto con el futuro incierto del Nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas de 2010 (Nuevo START), ha puesto al borde del marco bilateral de control de armamentos entre Estados Unidos y Rusia.

La finalización del tratado también ha creado otra fuente de división con los aliados en Europa que aún no se han resuelto por el retiro de Trump de otros acuerdos internacionales, incluido el acuerdo nuclear de 2015 con Irán. La Unión Europea declaró en un comunicado que EE.UU., debería “considerar las consecuencias de su posible retiro de la INF en su propia seguridad, en la seguridad de sus aliados y en todo el mundo”. La Ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, dijo en twitter “que el tratado tendría muchas consecuencias negativas.”

Finalmente, el gobierno estaunidense no parece haber intentado seguir una estrategia diplomática seria para salvar el acuerdo. Cuando los periodistas le preguntaron si había hablado con el presidente ruso Vladimir Putin sobre el tratado, Trump dijo: “No, no he… no tengo que hablar con él”. Cuando se lo consultó en una conferencia de prensa el 23 de octubre en Moscú después de las reuniones Con Putin y otros altos funcionarios rusos sobre si había opciones para preservar el tratado, el asesor de seguridad nacional John Bolton no respondió la pregunta y, en cambio, dijo que “el tratado estaba anticuado, fue
violado e ignorado por otros países”.

Desde que Trump asumió el cargo, los funcionarios de EE.UU., y Rusia solo se han reunido dos veces para tratar de resolver la disputa de cumplimiento. Ninguna de las partes parece haber seguido seriamente la opción de medidas de transparencia recíproca o un plan para modificar o eliminar los misiles rusos de interés.

Mientras todo esto está sucediendo los EE.UU., están dispuestos a gastarse $ 1,2 trillones en los próximos 30 años, en mantenimiento y actualización de sus sistemas vectores (bombarderos, misiles terrestres y submarinos) y sus ojivas asociadas así como apoyo a infraestructura, así se explica con más especificidad que antes, las circunstancias bajo las cuales el uso de armas nucleares estadounidenses será considerado y propone dos tipos nuevos de armas, “más útiles”.

Rusia también estaría reemplazando y actualizando su arsenal nuclear. Aun peor, si Rusia está violando el Tratado de fuerzas nucleares de alcance intermedio (INF) de 1987 Putin presento su hipersónico, en Strangelovian, incluyendo armas nucleares, que circundarían todo el globo a propulsión nuclear, misiles de crucero de muy largo alcance torpedos nucleares que se podrían usar contra las ciudades de puertos americanos. Además Según afirman los ingenieros rusos, el modelo “Yasen” no solo es más sigiloso que el discreto submarino ruso de clase ‘Akula’ (Proyecto 971), sino que también supera al moderno submarino nuclear norteamericano Sea Wolf.

Y como le afecta a Europa las pantallas de televisión europeas mostraron imágenes de demostraciones de la década de 1980 en contra de una creciente amenaza de misiles de la Guerra Fría en Europa, lo que subraya el profundo compromiso de Europa con la gestión de misiles balísticos y el temor a un retorno a la energía nuclear. Pero los televidentes europeos también vieron a sus líderes sugerir que un cónclave ruso-estadounidense celebrado en Moscú esta semana podría establecer un proceso para abordar finalmente los problemas de cumplimiento pendientes e incluso ampliar el alcance de las obligaciones de la INF, destacando específicamente la preocupación compartida por los aliados de EE. UU. a menos que China fuera incorporada al tejido del Tratado INF, la acumulación militar de Beijing supondría una amenaza estratégica cada vez mayor para Estados Unidos y Occidente.

El Tratado de armas estratégicas III. El embajador de Rusia en Washington, Anatoli Antónov, aseguro que Moscú seguirá cumpliendo con el acuerdo para la reducción de armas estratégicas (START III, por sus siglas en inglés), aunque duda de que la contraparte del pacto, EE.UU., lo haga. Rusia desconfía de que la Casa Blanca cumpla su compromiso del Nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START III), explica el diplomático, debido a que EE.UU. ha reequipado su arsenal de armas estratégicas ofensivas, contempladas en el referido convenio, firmado en 2010 por los entonces mandatarios estadounidenses y ruso, Barack Obama y Dimitri Medvédev, respectivamente.

Son ocho países los que han hecho pruebas y han desarrollado armas nucleares en el mundo. Cinco de ellos son considerados “estados nuclearmente armados”, categoría supeditada por el “Tratado de No Proliferación Nuclear” (NPT por Non-Proliferation Treat y, por sus siglas en inglés): Estados Unidos de América, la Federación Rusa el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, la República Francesa y la República Popular de China. armas

Hay otros tres países no firmantes del tratado que han hecho sus respectivas pruebas de explosiones nucleares: Corea del Norte, India, Pakistán, y uno más, Israel del que se dice que tiene en su poder un arsenal de aproximadamente 300 armas de este tipo. El gobierno israelí no se pronuncia al respecto, ni lo afirma, ni lo niega. Ver página 7 del tratado.

 

Pero la dualidad sigue, Estados Unidos lanzó un misil balístico intercontinental Minuteman III desde la base arérea Vandeberg (Santa Bárbara, California) la noche del pasado 5 de febrero, según se aprecia en un video publicado en YouTube. La finalidad de esta prueba, la primera de ese tipo que Washington realiza este año, era alcanzar un objetivo en el océano Pacífico ubicado en Kwajalein (Islas Marshall). Por el momento, se desconoce si los militares estadounidenses realizaron esa misión con éxito.

Por su parte, Rusia ha realizado un lanzamiento exitoso de un proyectil balístico intercontinental RS-24 Yars desde el cosmódromo de Plesetsk (Arjánguelsk) este 6 de febrero. El objetivo de esa prueba era confirmar las características tácticas, técnicas y de vuelo de su sistema de misiles. El Ministerio de Defensa ruso precisó que “las tareas han sido completadas en su totalidad”, después de que las ojivas llegaran a una zona determinada en la península de Kamchatka.

Aunque el tratado vence en febrero de 2021, puede extenderse por hasta cinco años por acuerdo de los dos presidentes, sin necesidad de más acción por el Congreso o la Duma. Si no se extiende el nuevo START, en 2021 no habrá límites vinculantes sobre dos arsenales estratégico más grande del mundo por primera vez desde 1972. Competencia nuclear sin restricciones de Estados Unidos y Rusia – en número y tecnología – podría provocar una carrera de armamentos tan peligrosa como la de la década de 1950 y 1960 y añadir decenas de miles de millones en costos adicionales a un plan de actualización ya realista U.S. nuclear.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

4 comentarios

  1. Excelente artículo, muy documentado. Creo que las empresas armamentisticas deberían ser todas de carácter público. Porque si son privadas promoverán conflictos en el mundo para que les compren sus armas. Eso incluye las armas nucleares… “disuasorias”. Y el contrario quiere siempre tener más y más… Somos idiotas.

    Me gusta

  2. […] Los ministros de defensa aliados se reunieron en la sede de la OTAN el miércoles ayer 13 de febrero de 2019 estudiando las consecuencias de la violación de Rusia del Tratado de fuerzas nucleares de alcance intermedio. El Secretario General Jens Stoltenberg dijo después de la reunión que sistema de misiles de Rusia SSC-8 (estaría por debajo de los criterios establecidos) dijo es un riesgo significativo para la seguridad de la Alianza. El Sr. Stoltenberg subrayó que Rusia aún tiene una oportunidad de seis meses para volver en cumplimiento del Tratado INF y debería aprovechar esta oportunidad. El peligro inminente de una guerra nuclear se ha denunciado en repetidas ocasiones en Pressenza (medio italiano). No obstante el arsenal nuclear ruso es superior según este cuadro. Ver también […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s