Rusia y Japón el tratado de Paz que no llega

dxihorqwsaarvnd

Los líderes de Rusia y Japón no realizaron avances sustanciales en las negociaciones por las islas Kuriles, pero expresaron su deseo de cerrar el capítulo que se remonta a la Segunda Guerra Mundial.

Esta controversia, surgida tras la Segunda Guerra Mundial, es debido a interpretaciones del Tratado de San Francisco según el cual Japón devolvía a la Unión Soviética territorios que antes habían pertenecido a Rusia.  Pero no todas las Kuriles, que fueron ocupadas durante la guerra, han pertenecido a Rusia; en concreto las últimas cuatro nunca fueron territorio ruso, según el Tratado de Shimoda (1855) la frontera se establecía entre Iturup y Urup. Por esta razón no hay tratado de paz.

dxio_nxxqaa-1ut

Rusia y Japón siguen sin firmar un tratado de paz desde el fin de la contienda en 1945, ya que Tokio condiciona su firma a la devolución de cuatro islas del archipiélago de las Kuriles para lo que alega la firma del Tratado Bilateral de Comercio y Fronteras que suscribió con Rusia en 1855. En 1896 (ver todos los conflictos) China y Rusia firman un tratado por el cual los buques rusos gozan de libre acceso a los puestos chinos y la concesión al derecho de usar Port Arthur como base naval. Teniendo en cuenta la lucha político rusa-japonesa por Corea y la presión internacional que sufrió Japón para la devolución de los territorios anexionados, esta concesión China resultaba una verdadera ofensa para Japón.

Precisamente por ello, prosiguió, “estamos obligados a poner fin a una situación tan aberrante en la que todavía no tenemos un tratado de paz”, dijo Abe en el Foro Económico Oriental que se celebra los días 6 y 7 de septiembre en la ciudad rusa de Vladivostok. Abe quiere firmar un tratado de paz por el cual las islas sean devueltas a Japón, que ofrece inversiones y amistad, pero estas son un enclave estratégico para Rusia dando acceso al Mar de Okhotsk y además es algo muy impopular entre la población contando con un rechazo del 78%.

Las empresas privadas de Japón y Rusia firmaron desde septiembre de 2018 cerca de 30 acuerdos en varios ámbitos en el marco del plan de cooperación bilateral, declaró el portavoz del Ministerio de Exteriores japonés, Takeshi Osuga.

Para Rusia, la firma de un tratado de paz es lo primordial. Putin recordó que en el encuentro que tuvo con Abe en Singapur en noviembre de 2018 “nos comprometimos a enmarcar el proceso negociador en la Declaración Unión Soviética-Japón de 1956”, que contempla la firma del tratado. Luego podría hablarse de entregar a Japón las dos islas más pequeñas del archipiélago. Tokio, en cambio, exige la totalidad de las islas.

El gobierno soviético se negó a firmar el tratado de paz de 1951 y el estado de guerra entre la Unión Soviética y Japón técnicamente existió hasta 1956, cuando terminó con la declaración conjunta de la URSS y Japón de 1956 . Un tratado de paz formal entre la Unión Soviética (luego Rusia) y Japón todavía no ha sido firmado.

Abe, en tanto, defiende la postura de firmar el tratado después de que se devuelvan las Kuriles. Al respecto, dijo este martes pasado que “solucionar problemas sin resolver desde hace más de 70 años desde el fin de la guerra no es fácil, pero debemos hacerlo”. También anunció que los ministros de Exteriores de ambos países celebrarán en febrero una nueva ronda de negociaciones durante la conferencia de seguridad de Múnich.

DxiK2GUW0AMxvez.jpg

El Ejército de la Unión Soviética tomó las cuatro islas Kuriles -Iturup, Shikotan, Habomai y Kunashir, ubicadas entre el mar de Okhotsk y el Océano Pacífico, en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. Japón nunca ha reconocido la soberanía de Moscú, lo que se ha convertido en una barrera para la firma de la paz por más de siete décadas. Para Rusia, que Japón reconozca el dominio ruso es una condición indispensable para firmar el tratado. Japón, en cambio, aspira a que los 20.000 habitantes de las Kuriles acepten el dominio nipón.

Japón tiene experiencia en organizar explotaciones agrícolas de invernaderos en Rusia. En el territorio de desarrollo avanzado una zona económica especial con ventajas impositivas y otros privilegios en la ciudad de Jabárovsk, la compañía nipona JGC Evergreen ya ha construido un complejo de este tipo donde cultiva vegetales. El inicio de la explotación de la fresa en la misma Jabárovsk se espera para el año 2018.

“El tema de los compromisos japoneses de aliado es bastante importante en el contexto de la discusión sobre el tratado de paz”, comentó Peskov el reciente cara a cara del presidente ruso Vladímir Putin, y el primer ministro nipón, Shinzo Abe, en Singapur. Sin dar más detalles, Peskov señaló que las partes acordaron intensificar las negociaciones partiendo de la Declaración de 1956.

“En particular la isla de Sajalín y las Kuriles garantizan la seguridad y la integridad territorial de nuestro Estado”, declaró el comandante en jefe de la circunscripción militar Oriente, general Serguéi Surovikin, citado por la web del Ministerio de Defensa ruso.

Según Surovikin, las “medidas sin precedentes” que adoptan la jefatura del Estado y el Ministerio de Defensa para desarrollar las infraestructuras militares en el extremo oriente del país están llamadas a “excluir el surgimiento de la más mínima amenaza”.

El general señaló que dentro del cumplimiento de estas tareas se lleva a cabo una expedición conjunta del Ministerio de Defensa y la Sociedad Geográfica Rusa, integrada por seis buques de la Flota rusa del Pacífico, en el archipiélago de las Kuriles.

Medvédev precisó que el documento de delimitación fronteriza fue consensuado con la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de la ONU y con los países vecinos, incluido Japón, que reclama la soberanía sobre las Kuriles. Tokio, que había pedido al mandatario ruso que anulara este viaje al archipiélago, conocido como los “Territorios del Norte” por los japoneses, ha expresado al embajador ruso en Japón sus protestas. En marzo de 2014 las Naciones Unidas reconocieron el mar de Ojotsk como parte de la plataforma continental rusa, con lo que este país recibió el derecho exclusivo de explotación de sus ingentes recursos que, según expertos estadounidenses, podrían incluir una cuarta parte de las reservas mundiales de petróleo.

Rusia y Japón tienen “un meticuloso trabajo por delante” para generar las condiciones para llegar a un tratado de paz, dijo el pasado 22 de enero el presidente ruso Vladimir.

 
Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Se puede copiar o divulgar citando la fuente 4.0 Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s