Casa Blanca orden ejecutiva 13086

Trump.png

En mi pasado artículo sobre el caso Khashoggi lo termine como ultima hora con estas noticias.

Ultima hora: Military Times revela una encuesta inquietante. Alrededor del 46 % de los militares estadounidenses en servicio activo creen que EE.UU. podría participar en 2019 en un conflicto militar a gran escala, La mayoría de los uniformados creen que la principal amenaza exterior para su país son China y Rusia. En el mismo sentido se expresaron en 2017, pero mientras que ese año solo el 53 % de ellos consideraban a Rusia una amenaza, ahora ese porcentaje se eleva al 71 %.  Recientemente, analistas estadounidenses evaluaron para la fundación Heritage las posibilidades de éxito de EE.UU. en una eventual guerra contra Rusia y China. Según este estudio, las Fuerzas Armadas del país norteamericano no tendrían capacidad para participar al mismo tiempo en dos guerras con potencias de tal envergadura.

Putin, ante un hipotético golpe nuclear contra Rusia: “Iremos al paraíso y los atacantes morirán”.

Naturalmente estas noticias despertaron mi interés y merecían la pena seguirlas, daría que a la vista de las mismss los hechos ¿se aceleran?, estrepitosamente.

Estas reacciones fueron debidas a raíz de este informe confidencial del departamento de estado Report to President Donald J. Trump by the Interagency Task Force in Fulfillment of Executive Order 13806que ha transcendido. Deja claro que Washington se está preparando no sólo para enfrentamientos regionales aislados, sino más bien de un esfuerzo imponente, financiero, tecnológico y militar a largo plazo en una guerra contra Rusia y China en condiciones de autarquía nacional potencial.

El 3 de octubre, Estados Unidos amenazó, por primera vez desde la guerra fría, para atacar directamente a Rusia, la embajadora ante la ONU a la OTAN Kay Bailey Hutchison acusó al país de violar el Tratado de fuerzas nucleares de alcance intermedio (INF) mediante el desarrollo de un misil de crucero nuclear y dijo que Washington se preparaba para “sacar” el arma con un ataque de Estados Unidos.

Detrás de esos hechos escalofriantes, los Estados Unidos está llevando a cabo preparativos serios, a largo plazo para reestructurar la economía americana pudiendo provocar una gran guerra con un adversario de “peer” (compañeros), que implican cambios radicales en la vida económica, social y política americana. El contenido esencial del documento de 146 páginas publicado por el Pentágono el viernes pasado, titulado “Evaluación y fortalecimiento de la producción y Base Industrial de defensa y resistencia de cadena de suministro de los Estados Unidos

De la lectura del documento se desprende, es la expresión concreta de la concepción en la más reciente estrategia de seguridad nacional de Estados Unidos, pidiendo “la integración de múltiples elementos del poder nacional, diplomacia, información, economía, Finanzas, inteligencia, policiales y militares”.

De ser así nos podríamos encontrar con la lógica del documento, una creciente fusión entre el aparato represivo de los monopolios estatales y cada vez más potentes es la correlación necesaria entre la “guerra total” y una sociedad “totalitaria”, en que las disposiciones constitucionales fundamentales se suprimirían o ya no tendrían sentido. El objetivo deducible del documento de estas medidas sería la supresión forzosa de la lucha de clases en nombre de la promoción de la “seguridad nacional”. La intensificación del militarismo de Estados Unidos mundial por la economía de guerra.

Ya el 6 de mayo de 2017 el portal estadounidense Scout Warrior anunció que el Ejército de Estados Unidos buscaba una nueva doctrina militar ante la perspectiva de una guerra a gran escala contra rivales tecnológicamente avanzados, como Rusia o China. Detalla el portal, los adversarios que poseen portaaviones, más destructivos y aviones sigilosos, armas hipersónicas, drones, sensores de largo alcance y tecnología de orientación de precisión y plantean la necesidad de ajustar la doctrina para responder de manera adecuada a un panorama de amenazas rápidamente cambiante. En específico, China y Rusia son reconocidas en la nueva doctrina como dos de los protagonistas que más preocupan a Estados Unidos, por lo que propone observar de cerca sus actividades y progresos en el ámbito militar con el fin de poder hacerles frente con eficacia.

Interfax. Informa. El ex presidente soviético Mijaíl Gorbachov ha criticado la decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, de salirse del tratado sobre misiles de alcance medio y corto (INF, por sus siglas en inglés), una decisión que, según él, es “poco inteligente”, firmado en 1987 por el propio Gorbachov y el entonces presidente de EE.UU., Ronald Reagan, el tratado INF fue el primer acuerdo de reducción nuclear firmado por las dos superpotencias.

untitled.png

La retirada unilateral de Estados Unidos del tratado sobre misiles de alcance medio y corto, histórico tratado de desarme firmado por la URSS y EE.UU. en 1987, puede traer consigo consecuencias catastróficas y aumentar significativamente el riesgo de conflicto nuclear, opina Konstantín Kosachev, jefe del Comité de Asuntos Internacionales de la cámara alta del Parlamento ruso.

Según cita TASS. “Se nos acusa de violar este tratado por el hecho de que supuestamente tenemos un determinado misil 9M729 que viola sus disposiciones. Sin embargo, no se proporcionan las pruebas ni los fundamentos específicos sobre los que se basa esa conclusión estamos esperando los hechos concretos y rechazamos cualquier alegato”, aseguro Antónov este viernes en California.

El viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, ha advertido que “si EE.UU. se sale unilateralmente de los tratados, Rusia tomará medidas de represalia, incluidas de carácter militar”. Asimismo, señaló que Rusia “cumple estrictamente” el tratado y expresó su esperanza de que la llegada de John Bolton, asesor de Seguridad de Trump, prevista para este domingo, explique “de manera más sustancial y clara” la decisión de Washington.

El 18 de octubre de 2018 un “Informe de cámara de diputados rusa” Si el informe sobre de John Helmer es correcto, la implicación de Alexei Kudrin, buen amigo de Putin y un miembro del gobierno ruso, sería un traidor a Rusia. Por la forma de leer este informe de Helmer, Kudrin, un héroe para Washington, es considerado por Rusia como un agente de los oligarcas de multimillonarias de Washington e Israel. Kudrin se ofrece para favorecer la capitulación de Rusia a Washington y se promueve en la prensa occidental como sucesor de Putin dado que sería bien visto por los EE.UU. y la OTAN.

Llama la atención que quienes se empiezan a retractar de sus amenazas de guerra total lo mismo sucedió con las declaraciones, luego escamoteadas, de la embajadora de EEUU en la OTAN, Kay Bailey Hutchison, quien había advertido eliminar por la fuerza los misiles rusos hayan seleccionado un rotativo galo del partido Socialista que tuvo un pésimo desempeño en las recientes elecciones presidenciales.

Citando una fuente familiarizada con un informe de Inteligencia de EE.UU. El sistema de defensa antimisiles de EE.UU. no sería capaz a día de hoy de defender el país frente la flota submarina rusa equipada con los misiles balísticos intercontinentales Bulavá con ojivas nucleares hipersónicas, que se prevé esté lista para 2024. Si bien ya ha sido probado con notable éxito.

El pasado mes de marzo, en su mensaje anual ante ambas Cámaras de la Asamblea Federal (la Duma Estatal y Consejo de la Federación), el presidente ruso, Vladímir Putin, presentó innovadores avances del Ejército ruso, en concreto misiles hipersónicos como el Kinzhal (Daga en ruso). “El creciente poderío militar de Rusia es una firme garantía de la paz en nuestro planeta”, dijo el presidente, asegurando que ese potencial contribuirá a mantener “un equilibrio estratégico y un balance de fuerzas en el mundo”. Putin aseguró, citando la doctrina militar rusa, que el Kremlin sólo recurriría a ese arsenal estratégico si es atacado con armas nucleares o con armamento convencional que ponga en peligro la supervivencia del Estado.

Poco después, el general John Hyten, jefe del Comando Estratégico de las Fuerzas Armadas de EE.UU., expresó su preocupación por el hecho de que “Rusia y China desarrollen de manera agresiva las capacidades hipersónicas”, un nuevo tipo de armas contra las que EE.UU. no podría defenderse.

El pasado 3 de agosto China probó con éxito su primer aparato aéreo hipersónico tipo “waverider”, denominado Xingkong-2 (Cielo Estrellado-2). El aparato fue lanzado en el noroeste del país dentro de un cohete, del que se separó diez minutos después del lanzamiento. El “waverider” voló de manera independiente, realizó varias maniobras y aterrizó en el área prevista, reporta Global Times. Alcanzó una altura de 30 kilómetros y se desplazó a velocidades de entre 6.500 y 7.100 kilómetros por hora. Lo que le hace inalcanzable a cualquier avión o misil actual.

Trump está destruyendo el legado de Ronald Reagan.Otro factor de esta decisión podría ser que el tratado bilateral entre Washington y Moscú, deja fuera a China para desarrollar y desplegar misiles nucleares de alcance intermedio. En la administración de Trump sienten que el Tratado INF los coloca en desventaja creciente en su desarrollo rivalidad estratégica con China.

Hasta aquí sería la parte bélica ¿es esa la razón real?, si La CIA reconoce es imposible la solución militar y la superioridad militar tecnológica y militar de China y Rusia, ¿a qué vienen ahora estas prisas?

Terminaba mi artículo sobre el caso Khashoggi con esta suposición: En el supuesto de que en las próximas elecciones de Noviembre que renovarán la totalidad del Congreso y un tercio del Senado, el Partido Demócrata no consiguiera la mayoría mínima exigida para iniciar el proceso de impeachment contra Trump. La Cuarta Rama del Gobierno procederá a la gestación de una trama endógena para neutralizar a Trump, tras lo que su Vice-Presidente Mike Pence asumiría la Presidencia. Así, la primitiva CIA se habría transmutado en el llamado Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security) y de la hidra-CIA habrían nacido 17 nuevas cabezas en forma de agencias de inteligencia que integrarían la Comunidad de Inteligencia de EEUU (la Cuarta Rama del Gobierno según Tom Engelhardt), agentes patógenos de naturaleza totalitaria y devenidos en Estado paralelo, verdadero poder en la sombra fagocitado por el “Club de las Islas” de George Soros y que se habría conjurado contra un Trump partidario de la Geopolítica Primus Inter Pares o G2, (China y USA) con lo que mediante un nuevo magnicidio lograrán que EEUU vuelva a la senda de las pseudo democracias tuteladas por el verdadero Poder en la sombra (Cuarta Rama del Gobierno). Y si además el FMI ya advirtió que una guerra comercial de USA contra China la perdería. ¿Cuál es el fin? solo se me ocurre y espero sea así sea por la carrera electoral de USA y no llegue a más. Gane Trump, Clinton o Obama nada cambiará.

Y no se produzca; Putin, ante un hipotético golpe nuclear contra Rusia: “Iremos al paraíso y los atacantes morirán”.

Relacionado Enfrentamiento entre Soros y Netanyahu

Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Se puede copiar o divulgar citando la fuente 4.0 Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s