Origen Judío los Jázaros

descarga (2)Hace unos días en una charla con amigos de los temas actuales, sobre Cataluña y el sionismo uno de los contertulios nos suelta y si os dijera que los judíos no son judíos y no vienen de Israel, como es natural todos nos quedamos sorprendidos por semejante exposición nos lo argumente pero ninguno de nosotros teníamos idea de lo que nos decía y menos sabíamos del pueblo Jerezia (Cáucaso) así que con los nombres facilitados nuestro común amigo y contertulio lo busco en Google y otros buscadores alternativos que suelo utilizar.

9 He aquí yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, si no que mienten; he aquí yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo  te he amado. (apocalipsis 3: 9-13)

Así que a través del buscador Yandes encuentro este link ” Algunos historiadores han buscado posibles relaciones entre los jázaros y las tribus perdidas de Israel, pero los expertos contemporáneos creen que son turcos migrados al Oeste. Los historiadores de la URSS consideraron a los jázaros como un pueblo indígena del Cáucaso Norte. Otros, como D. M. Dunlop, los creen vinculados a una tribu uigur, llamada K’o-sa en fuentes chinas. Sin embargo, la lengua jázara (en:Khazar language) parece haber sido de origen huno, parecida a la hablada por los primeros búlgaros. Dado que los pueblos turcos nunca fueron étnicamente homogéneos, estas ideas no tienen por qué ser mutuamente excluyentes. Es posible que la nación jázara hubiera estado compuesta de tribus de distintos componentes étnicos, ya que los pueblos de la estepa tradicionalmente absorbían a los conquistados. El historiador Shlomo Sand los considera el origen religioso y étnico de los judíos ashkenazís, interpretación que es debatida por otros investigadores en una discusión que se nutre de criterios científicos de índole genético, lingüístico y arqueológico”.

En cualquier caso para mi la búsqueda de estos datos a los que le doy importancia y veracidad sobre todo después de comprobar la credibilidad de quienes lo escriben. 

El 90% de los judíos del mundo no proceden del Israel bíblico sino de las tierras del Cáucaso. Es más, ni siquiera son del todo judíos. Su material genético es un mosaico de genes donde predominan los antiguos pueblos caucásicos, de Mesopotamia, ancestros europeos y hasta chipriotas, además de los semíticos. Según una investigación publicada en Genome Biology and Evolution, grupos de israelíes fueron llegando a aquellas tierras entre el mar Negro y el mar Caspio hasta que el imperio que los acogió se convirtió al judaísmo. Fueron estos conversos los que protagonizaron una nueva diáspora hacia Europa.

El genetista de la Universidad Johns Hopkins (EEUU) y de origen judío Eran Elhaik ha realizado una investigación cuyos provocadores resultados desmontan varios mitos. La genética, según sugiere su estudio, sostendría que no hubo esa emigración seminal a Alemania o, al menos, el factor alemán no explicaría el origen de la mayoría de los judíos europeos. En realidad, estos procederían del Cáucaso. Allí, desde finales de la Edad del Hierro, emergió el imperio jázaro. Formado por una amalgama de tribus eslavas, escitas, iranias, turcas y hasta hunos y alanos, asistió durante siglos a sucesivas llegadas de judíos tanto de Palestina como de Mesopotamia, donde vivían los descendientes del pueblo hebreo que el babilonio Nabucodonosor II se llevó consigo tras destruir Jerusalén, en el 587 antes de nuestra era. Siglos después, los jázaros se convirtieron al judaísmo.

“La conversión en sí no está en duda”, dice Elhaik. “Documentos encontrados en Egipto lo confirman”, añade. Aunque la extensión de la conversión aún es discutida, se cree que todo el Imperio jázaro, incluyendo sus tribus subordinadas y esclavos, mantuvo el judaísmo en los siguientes 440 años hasta la invasión de los mongoles, en el siglo XIII”, añade.  “En conjunto, los resultados dibujan el genoma de los judíos europeos como un mosaico de ancestros caucásicos y de Oriente Próximo, europeos occidentales, Oriente Medio y europeos orientales en proporción decreciente”, dicen en las conclusiones del estudio.

“Estimado Lord Rothschild: Tengo el placer de dirigirle a usted, en nombre del Gobierno de Su Majestad, la siguiente declaración de simpatía a las aspiraciones de los judíos sionistas, que ha sido sometida y aprobada por el Gabinete: El Gobierno de Su Majestad contempla con beneplácito el establecimiento en Palestina de una nación para el pueblo judío y hará uso de sus mejores esfuerzos para facilitar la realización de este objetivo, entendiéndose claramente que no se hará nada que perjudique los derechos civiles ni religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, ni los derechos ni estatus político de los judíos en cualquier otro país. Estaría agradecido si pudiera poner esta declaración en conocimiento de la Federación Sionista”. Dice la carta dirigida al barón Lionel Walter Rothschild, líder judío para que se la transmitiera a la Federación Sionista.

La Declaración Balfour fue el documento en el que por primera vez el gobierno británico respaldó el establecimiento de “un hogar nacional para el pueblo judío” en Palestina. Sin embargo antes de esa declaración, se debatieron otras opciones territoriales para establecer un futuro Estado judío,  La idea de establecer “un hogar para el pueblo judío” parte del I Congreso Sionista celebrado en Basilea en 1897, explicó a BBC Mundo José Antonio Lisbona, historiador y experto en Historia del Judaísmo Contemporáneo.  El plan Uganda Así se conoce el que fue, según Lisbona, el “único plan oficial y serio” para establecer un Estado judío en un territorio que no fuera Palestina. El propio Herzl considero Argentina como una posibilidad para un asentamiento masivo de judíos en una parte de su libro “Der Judenstaat”, bajo el epígrafe “¿Palestina o Argentina?”, en el que hace referencia al al país sudamericano como “uno de los más fértiles de la tierra, de inmensa superficie, población escasa y clima templado”

La tierra de miel y leche Antes de que en 1948 se constituyera el Estado de Israel, las superpotencias propusieron diferentes opciones para establecer al pueblo judío, el cual suponía un verdadero quebradero de cabeza para la Europa de principios del siglo XX. Británicos, soviéticos, estadounidenses y alemanes, entre otros, propusieron diferentes lugares donde asentar a los hebreos, aunque todos ellos estaban a miles de kilómetros de Palestina, la única y verdadera Tierra Prometida que Dios ofreció a Abraham.

¿Por qué un país como el Reino Unido le rindió reverencia a una minoría que aún perdura, a un grupo religioso minoritario además, prometiéndole todo su esfuerzo para darle un país?

Relacionado